http://medicinaesteticabalmes.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slider.Chica-de-vacacionesgk-is-91.jpglink
http://medicinaesteticabalmes.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slider.Piel-Sedal-Cabello-Verano-Estilo-2gk-is-91.jpglink
«
»

Adiós a las cartucheras

588

La acumulación de grasa en la zona comprendida entre el hueso de la cadera y los muslos trae de cabeza a un buen número de mujeres, sobre todo con la llegada del verano, y es un problema que no está necesariamente relacionado con el exceso de peso ni con la celulitis. El culpable es la célula grasa adipocito y más concretamente, la excesiva acumulación de las mismas en las capas más profundas de la piel.
Sin duda la solución quirúrgica más efectiva para las antiestéticas cartucheras, que rompen la armonía del cuerpo, es la liposucción. El objetivo de esta operación es eliminar el tejido graso sobrante a través de pequeñas incisiones, pero tratando de mantener la curva armónica y típicamente femenina. Es decir, no se limita únicamente a extraer grasa sino también a conseguir un equilibrio de la zona tratada, proporcionándole un aspecto uniforme y devolviendo la proporción adecuada a la figura.
Una de las preguntas que más me suelen plantear en consulta las pacientes que se quieren someter a una liposucción es si una vez eliminada la grasa puede volver a acumularse. Lo cierto, es que todos nacemos con un número predeterminado de células grasas que son más evidentes a medida que ganamos peso. Cuando, pese a haber eliminado el exceso de grasas con la liposucción, engordamos, las células grasas que aún permanecen (las pocas que aún están presentes de forma natural en la piel y no han sido eliminadas con la intervención) se hincharán, con lo que el volumen de la zona, inevitablemente, aumentará ¿Moraleja?, no bajar la guardia tras la liposucción: adquirir unos hábitos de vida saludables.
Con la liposucción se consigue resolver el 90% de los casos de depósitos localizados de grasa en las cartucheras.
El resultado más visible es un nuevo contorno corporal y una reducción de centímetros que es posible apreciar a partir de un mes después, aunque hasta que no pasan tres o cuatro meses, la piel no adquiere as características de tono y sensibilidad previas a la operación. Entre uno y cuatro meses después, la zona en La que se ha realizado la liposucción adquiere naturalidad y la silueta mejora notablemente.
Los resultados la liposucción pueden ser permanentes, siempre y cuando se mantenga  una dieta adecuada y practiques  ejercicio periódicamente.
Un dato importante a tener en cuenta: si antes de la operación la de la zona esta flácida o poco elástica pueden quedar irregularidades o zonas deprimidas que hagan necesaria una corrección posterior mediante liposucciones  selectivas o inyecciones de grasa, con la finalidad de conseguir un contorno uniforme y regular.

Información adicional

Centro de medicina estética especialistas en depilación láser, fotodepilación láser y

adelgazamiento en Barcelona