https://medicinaesteticabalmes.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slider.Chica-de-vacacionesgk-is-91.jpglink
https://medicinaesteticabalmes.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slider.Piel-Sedal-Cabello-Verano-Estilo-2gk-is-91.jpglink
«
»

¿Se puede engrosar el pene mediante la cirugía plástica?

715

Sí. El engrosamiento de pene es una opción quirúrgica que tiene como finalidad aumentar el perímetro del pene tanto en flacidez como en erección. El aumento de volumen del pene en flaccidez se consigue aumentando los tejidos que se localizan debajo de la piel; el aumento en erección se consigue aumentando la cantidad de tejido en las paredes de los cuerpos cavernosos para que estos puedan dilatarse más durante una erección. El glande no sufre ninguna transformación ni en los alargamientos ni en los engrosamientos.
El engrosamiento mediante rellenos producirá un incremento del perímetro en flaccidez en torno a 1-1,5 cm. En erección el aumento suele ser menor. El engrosamiento mediante injertos en los cuerpos cavernosos solo proporciona un ligero aumento del perímetro en erección; en flaccidez suele ser nulo.
Un engrosamiento de pene puede mejorar su apariencia y su autoestima, pero no necesariamente cambiará la apreciación que los demás tengan de Ud. ni tiene por qué mejorar sus relaciones sexuales. 
Las consultas preoperatorias son muy importantes ya que en ellas se evalúan la cantidad de grasa, dermis-grasa o número de láminas de dermis acelular necesarios, la elasticidad de la piel y la localización de las incisiones. En pacientes no circuncidados los engrosamientos se planean y se realizan para mejorar la estética con la piel del prepucio cubriendo el glande.
 
-Lipoimplante: Se trata de un relleno realizado a base de microinjertos de tejido adiposo del propio paciente. Se realiza con anestesia local y consiste en extraer primero el tejido adiposo necesario de zonas como el abdomen o los “michelines” mediante Liposucción. Esta grasa es procesada adecuadamente y posteriormente inyectada debajo de la piel del pene desde la raíz del mismo. La grasa se reparte en toda la longitud y perímetro del pene, salvo en la piel del prepucio. Con esta técnica se cubren las 3/4 a 4/5 partes de la circunferencia del pene y se consigue un aumento promedio en el perímetro de 1,5 a 2 cm en flaccidez e inferior a 1 cm en erección. Se debe esperar un mínimo de 3 a 4 meses para evaluar resultados y repetir más inyecciones a partir de entonces si se desean aumentos de perímetro mayores. Esta técnica se planifica para incrementar el perímetro del pene en flaccidez y con el prepucio (si existe) en su posición avanzada.
Como resultado del engrosamiento, en pacientes no circuncidados, los pliegues de piel resultantes del desplazamiento del prepucio (para descubrir el glande) serán más gruesos. El engrosamiento mediante lipoimplante puede realizarse simultáneamente a un alargamiento mediante sección de ligamento o mediante extensor. El uso del extensor se debe diferir en torno a dos o cuatro semanas.
En estos momentos estamos recomendando el uso de injertos de grasa enriquecidos con células regenerativas para asegurar en mayor medida la supervivencia de la grasa y proporcionar un resultado todavía más natural. Para saber más sobre como se realiza este tipo de tratamiento puede visitar este enlace.
 
-Injerto dermograso: Se realiza con anestesia epidural o raquídea y consiste en “forrar” las 3/4 partes o todo el perímetro del pene con un injerto compuesto de dermis y grasa. La porción de dermis+grasa necesaria se suele obtener de la porción inmediatamente superior a los pliegues glúteos. Esta extracción deja una cicatriz que suele quedar escondida en dichos pliegues y que con el tiempo pasa desapercibida si la cicatrización es correcta. La porción de dermis+grasa obtenida se utiliza para forrar el perímetro del pene colocándolo bajo la piel. A esta zona se accede a través de la piel del prepucio si no hay circuncisión, o a través de la zona de piel sobrante si hay circuncisión. En ambos casos la cicatriz queda oculta. En ocasiones puede ser necesaria una segunda incisión a nivel de la raíz del pene para mejorar la colocación del injerto. Aunque no es obligatorio, si el paciente no está circuncidado se recomienda realizar circuncisión en la misma operación para mejorar el resultado estético y funcional. En la actualidad está en desuso debido a la disponibilidad de láminas de dermis acelular que acortan la duración de la cirugía y evitan cicatrices.
 
-Láminas de colágeno: El procedimiento emplea como material de relleno unas láminas compuestas por fibras de colágeno y glicosaminglicano  y desprovistas de todo tipo de células y sustancia intercelular (Integra® o Matriderm® son algunas de las marcas comerciales disponibles). Su mecanismo de acción se basa en la creación de un “andamiaje” para que el cuerpo cree un nuevo tejido conjuntivo que será el que, finalmente, proporcione el nuevo grosor. Aunque pueden implantarse sin ninguna manipulación, siempre recomendamos el enriquecimiento de las láminas con células regenerativas procedentes de la fracción estromal de la grasa para aumentar la eficacia del procedimiento y conseguir el mayor grosor posible (consulte este enlace para saber más sobre el uso y aplicaciones de las células regenerativas). La implantación se realiza del mismo modo que con los injertos dermograsos, con la ventaja adicional de no crear cicatrices extras al no haber zona donante. Aunque no es obligatorio, si el paciente no está circuncidado se recomienda realizar circuncisión en la misma operación para mejorar el resultado estético y funcional y evitar complicaciones. Este procedimiento es muy útil y con buenos resultados, probablemente superiores a los el injerto dermograso y el lipoimplante, pero es más agresivo y con compilaciones más severas. Aunque el engrosamiento final depende del número de láminas injertadas, no es aconsejable implantar más de tres. Este procedimiento puede realizarse simultáneamente a una sección de ligamento para ganar longitud y con el uso de extensor.
 
-Grasa suprapubica: En casos seleccionados se pueden realizar colgajos de grasa púbica-abdominal para trasladarlos hasta el pene. Tiene como ventajas sobre los injertos de grasa, dermis-grasa o dermis acelular, que no tiene que prender puesto que va irrigado directamente con su propia sangre; también es posible dar algo más de grosor. La desventaja es que tiene que existir un adecuado espesor de grasa en la zona para que sea útil y no deje secuelas en la zona donante. Este procedimiento es compatible con la sección de ligamento ssuspensorio para dar longitud y con el uso de extensor.

Información adicional

Centro de medicina estética especialistas en depilación láser, fotodepilación láser y

adelgazamiento en Barcelona

Una cookie es un archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.

Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. No obstante, no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de la web si rechaza las cookies. Más información en el apartado POLÍTICA DE COOKIES de nuestra página web.